Inglaterra

Harry Kane y Raheem Sterling son dos de los futbolistas más contrastados en la nueva Inglaterra de Gareth Southgate; que viajará a Rusia con una convocatoria que apenas supera los 25 años de edad media. Los delanteros de Tottenham y Manchester City, artífices (entre ambos) de un total de 64 goles y 16 asistencias entre Premier, FA Cup y Champions, están llamados a comandar este verano el ataque de los ‘Three Lions’. Lo harán juntos, sobre el 3-5-2 o el 3-1-4-2 sobre el que ha venido jugando Inglaterra (tras el 4-3-3, 4-2-3-1 y 3-4-2-1 de la fase de clasificación), en una doble punta que si algo ha demostrado en los últimos meses es que su reparto, por tareas, tiempo y espacio, es tan productivo como complementario.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Sin Wilshere ni Lallana dentro de la lista, Inglaterra ya ha insinuado en sus últimos amistosos que, para acercarse a la victoria, su juego será más agresivo que dominador con el esférico. Una propuesta sobre la que Kane y Sterling, cada uno a su manera, adoptan un papel capital para el buen desarrollo de la estrategia. Si Southgate, como ante Nigeria (Dier) o Costa Rica (Henderson) decide jugar con un solo hombre por delante de la defensa, esto, irrefutablemente, llevará a Inglaterra a adoptar un estilo muy vertical; teniendo en cuenta que Rose, Trippier (laterales), Delle Alli y Lingard (interiores) son, a las claras, futbolistas con un sentido unidireccional en sus botas. Y es aquí, en base a este pretexto, donde más valor adquiere una doble punta que –como ya acostumbran a hacer en Tottenham y Manchester City- sabe desenvolverse muy bien lejos del área rival.
El orden de los factores no altera el producto. Y aunque en Inglaterra, como en el fútbol, dos más dos nunca serán cuatro, lo cierto es que la movilidad de sus dos delanteros es la verdadera artífice de que todo siga su curso; sin importar demasiado el quién, dónde ni cuándo. De esta manera, cuando Inglaterra juega con un solo pivote en mediocampo, es algo muy común que la pizarra no adopte una misma ruta entre jugada y jugada. Así las cosas, es habitual que, en fase de salida, ya sea mediante sus centrales o su(s) centrocampista(s), los receptores (en este caso los interiores) no sean siempre los mismos; sino que, de tanto en cuanto, Sterling y/o Kane también participen de este escarpado dinamismo. El sistema no entiende de series ni de repeticiones. Cuanto más tiempo (y más espacio) permanezcan activos estos dos, mejor para el resto.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Por todo ello (y por lo que viene), Southgate necesita que Kane y Sterling vivan constantemente enchufados de pies y cabeza al juego de la selección. Solo así, con la inestimable colaboración del ‘9’ y el ‘10’, Inglaterra podrá llevar a cabo los designios de su técnico. Pero, insistiendo en el detalle, será de vital importancia la frescura (física y mental) que logren mantener durante el torneo los dos delanteros. Y en este sentido, serán interesantes las distintas posturas corporales que uno y otro logren realizar en pocas décimas de segundo.