Anfield

Con un El Shaarawy muy protagonista y un Dzeko que volvió a dar motivos para que esta edición de la Champions lleve escrita su nombre en alguna parte, la Roma halló la debilidad en la defensa del Liverpool, que ya de por sí genera(ba) ciertas dudas. El envío al segundo palo de Florenzi, uno de los futbolistas de la Roma más activos durante todo el partido, puso en serios aprietos la capacidad aérea y resolutiva de Alexander-Arnold, que, dada su fragilidad gestual y su escasez de centímetros, fue el hombre más perseguido por la Roma para acercarse a Karius. En ese sentido, no es de extrañar la cantidad de veces que Dzeko, sobre todo durante el primer tiempo, abandonó su sitio para encarar directamente al joven lateral inglés. Una flaqueza que la Roma, como es lógico, trató de explotar hasta la saciedad; inclusive con el paso al 4-4-2, con El Shaarawy -izquierda- y Ünder -derecha- por fuera. Y que justifica, de buena guisa, por qué Klopp decidió volver a acabar con tres centrales y dos carrileros.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Ahora bien, a pesar de lo controlado que intentó tener a Salah y de su insistencia por llegar al área, aun saltándose muchas veces el medio, el despliegue futbolístico de la Roma destiló una sensación más relativa de piernas que cabeza. La empresa, desde antes de encajar el 1-2, ya dejaba poco margen de maniobra. Y menos espacio aún a la imaginación. Pero la sensación última que trasciende de esta remontada que acabó ahogándose en la orilla, no señala, como en muchas otras ocasiones, una falta de tiempo. Un error en el descuento. O un gol encajado demasiado tarde. Sino que en este caso, aunque esta Roma no se merezca más que alabanzas y consuelos constructivos, lo que acabó pesando fueron sus propios desperfectos. A fin de cuentas, el Liverpool de Klopp se ha clasificado con todo el merecimiento. Y ese reconocimiento es consecuencia de un estilo, unos jugadores y una idea que toda Europa conoce. Quizá eso es lo que le ha faltado a Di Francesco. ¿Quién podría definir a esta Roma?
yo debo ser el unico que no ve a este Liverpool como un gran equipo. Es que ayer, por lo menos en sensaciones, no ne pareció nunca ninguna locura que la Roma anotara 3 goles. Y asi como cayeron 4, con mas calidad arriba pudieron ser 5 o más.

Es un Liverpool que apuesta todo a que si el rival le mete 3 , ellos meten 4 o 5, apuesta todo a su tridente, y en esto insisto:
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.

Salah, Firmino y Mané no son de lo mejor del mundo, ayer volvió a demostrarse lo que he dicho todo este tiempo, pese al hype que hay con Salah: O le das mucho, o te dan poco. No son jugadores que te vayan a sumar con poco. Este no es un caso MSN donde 3 megacracks a base de pura inspiración individual arrasaron Europa.

Este es “solo” un buen grupo de entrenadores maravillosamente entrenado y con automatismos memorizados. Hay que bajar un poco el Hype. Cuidado, que al frente espera Varane, Ramos, Marcelo y CR7 y despues nos decepcionamos.