Anfield

Con un El Shaarawy muy protagonista y un Dzeko que volvió a dar motivos para que esta edición de la Champions lleve escrita su nombre en alguna parte, la Roma halló la debilidad en la defensa del Liverpool, que ya de por sí genera(ba) ciertas dudas. El envío al segundo palo de Florenzi, uno de los futbolistas de la Roma más activos durante todo el partido, puso en serios aprietos la capacidad aérea y resolutiva de Alexander-Arnold, que, dada su fragilidad gestual y su escasez de centímetros, fue el hombre más perseguido por la Roma para acercarse a Karius. En ese sentido, no es de extrañar la cantidad de veces que Dzeko, sobre todo durante el primer tiempo, abandonó su sitio para encarar directamente al joven lateral inglés. Una flaqueza que la Roma, como es lógico, trató de explotar hasta la saciedad; inclusive con el paso al 4-4-2, con El Shaarawy -izquierda- y Ünder -derecha- por fuera. Y que justifica, de buena guisa, por qué Klopp decidió volver a acabar con tres centrales y dos carrileros.
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
Ahora bien, a pesar de lo controlado que intentó tener a Salah y de su insistencia por llegar al área, aun saltándose muchas veces el medio, el despliegue futbolístico de la Roma destiló una sensación más relativa de piernas que cabeza. La empresa, desde antes de encajar el 1-2, ya dejaba poco margen de maniobra. Y menos espacio aún a la imaginación. Pero la sensación última que trasciende de esta remontada que acabó ahogándose en la orilla, no señala, como en muchas otras ocasiones, una falta de tiempo. Un error en el descuento. O un gol encajado demasiado tarde. Sino que en este caso, aunque esta Roma no se merezca más que alabanzas y consuelos constructivos, lo que acabó pesando fueron sus propios desperfectos. A fin de cuentas, el Liverpool de Klopp se ha clasificado con todo el merecimiento. Y ese reconocimiento es consecuencia de un estilo, unos jugadores y una idea que toda Europa conoce. Quizá eso es lo que le ha faltado a Di Francesco. ¿Quién podría definir a esta Roma?
yo debo ser el unico que no ve a este Liverpool como un gran equipo. Es que ayer, por lo menos en sensaciones, no ne pareció nunca ninguna locura que la Roma anotara 3 goles. Y asi como cayeron 4, con mas calidad arriba pudieron ser 5 o más.

Es un Liverpool que apuesta todo a que si el rival le mete 3 , ellos meten 4 o 5, apuesta todo a su tridente, y en esto insisto:
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.

Salah, Firmino y Mané no son de lo mejor del mundo, ayer volvió a demostrarse lo que he dicho todo este tiempo, pese al hype que hay con Salah: O le das mucho, o te dan poco. No son jugadores que te vayan a sumar con poco. Este no es un caso MSN donde 3 megacracks a base de pura inspiración individual arrasaron Europa.

Este es “solo” un buen grupo de entrenadores maravillosamente entrenado y con automatismos memorizados. Hay que bajar un poco el Hype. Cuidado, que al frente espera Varane, Ramos, Marcelo y CR7 y despues nos decepcionamos.

Anfield

Eusebio Di Francesco retomó su clásico 4-3-3 para la ocasión. Tras el desastroso experimento de parar los pies a Salah, Firmino y Mané con el mismo planteamiento que ante el FC Barcelona de Busquets, Rakitic y Messi –en cuanto a los futbolistas que emplea para sacar el esférico-, la Roma trató de reponerse a las bajas de Perotti y Strootman con Schick –extremo derecho- y Pellegrini –interior-. Y la intención, a fin de cuentas, parecía tener su lógica. De hecho,
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas. la consigna quedó probada en cuanto echó a rodar el esférico: la Roma, léase Kolarov, Fazio, Manolas y, las menos veces, Nainggolan, hizo todo lo posible para que Salah no recibiese nunca cómodo; ya estuviese abierto o algo más próximo a la línea de medios: el egipcio contó siempre con una vigilancia extra. La misma que, a pesar del relativo éxito del sector derecho, no tuvieron Mané y Firmino. Los dos jugadores con los que el Liverpool, tras cada recuperación en su propio campo, generó serios problemas a la Roma durante la primera mitad. El primero, por ser muy superior físicamente a Florenzi y Schick, y el segundo porque, haciendo otra vez muy útil su movilidad lejos del área, supo adivinar e interpretar de maravilla los espacios entre, por delante y a la espalda del veterano –pero no rápido- De Rossi y los dos interiores romanistas.
Ante un Liverpool cómodo por las particularidades del contexto –resultado, espacios a la contra y la seguridad que transmitió Karius en cada balón por alto-, la Roma encontró una vía muy práctica para adentrarse en el área del conjunto británico a través de su lateral derecho. El extremo de ese mismo sector ha sido un quebradero de cabeza para Di Francesco a lo largo del curso; lo es y, seguramente, lo seguirá siendo de aquí a los pocos partidos que restan de campaña. Y anoche, ante las dificultades del Liverpool por defender el cambio de orientación, volvió a serlo. Schick, que jugó de inicio en dicha demarcación, demostró por enésima vez que este, por mucho empeño que le ponga su técnico y acomodo le haga Dzeko para cargar juntos el área, no es el sitio donde mejor rinde. Pues lo suyo, como demostró en la Sampdoria, es correr de dentro hacia fuera –para después, con espacios, acabar las jugadas- y no de fuera hacia dentro, que es como pretendió atacar la Roma desde que arrancó el encuentro. Algo que, a su vez, contrajo un efecto doblemente negativo: ya que en la transición ataque-defensa, dado que entraba al área en busca del remate, el checo siempre partía lejos y a destiempo con respecto a Mané –y Robertson-, que muchas veces encaró –y encararon- a Florenzi sin escudo.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Con un El Shaarawy muy protagonista y un Dzeko que volvió a dar motivos para que esta edición de la Champions lleve escrita su nombre en alguna parte, la Roma halló la debilidad en la defensa del Liverpool, que ya de por sí genera(ba) ciertas dudas. El envío al segundo palo de Florenzi, uno de los futbolistas de la Roma más activos durante todo el partido, puso en serios aprietos la capacidad aérea y resolutiva de Alexander-Arnold, que, dada su fragilidad gestual y su escasez de centímetros, fue el hombre más perseguido por la Roma para acercarse a Karius.

El Contundente Salah

La verdad es que el papel de Ünder en el presumible contragolpe romanista me parece fundamental. Lo digo porque Dzeko es ‘todo’ para la Roma, y creo que la Roma lo va a necesitar de boya, apoyo y gestor de la contra, y necesita que le acompañen constantemente por fuera. 

Igual Di Francesco nos sorprende pero creo que todos vemos a la Roma defendiendo abajo.
Pues es un apunte capital, porque ese es el sector de Salah. 

Me parece interesante también ver a qué altura situará a Nainggolan, si enlazando para la transición defensiva (a nivel de presión, se entiende) o en el medio para la transición ofensiva (en recuperar, girarse y salir controlado si que es un fuera de serie). 
Compra en nuestra tienda online botas de fútbol, equipaciones oficiales.
En cualquier caso, yo también como otros veo favorito al Liverpool. La Roma tiene unos partidos muy irregulares y eso, a pesar de ser algo que, como comenta David, le ha servido de fortaleza para llegar hasta donde está, no lo veo ni mucho menos un aspecto positivo. Y menos ante el rey de la intensidad, Klopp. Un duelo de golpes, con la determinación que tiene arriba su tridente hoy día, se me antoja un win-win para los beatles.
No lo he visto mucho este año y no sé como de intimidante está mostrándose en esa tesitura pero pinta a bonita prueba de nivel para testar la dimensión de un jugador que, hasta de los más optimistas, ha roto toda las previsiones.
Cuando un jugador anota 31 goles en un campeonato y mete a su equipo (outsider) en semifinales de Champions, es porque hace algo más que correr y aprovechar espacios. 
Sin ir más lejos, este me parece un motivo de mucho peso para que Di Francesco acabe optando por los tres centrales. 

Y ya que lo destacas, aprovecho. De Rossi ya cumplió con ella en el 3-0 ante el Barça, pero a Nainggolan le sigue faltando su gran noche de Champions. ¿Podrá ser esta? ¿Podrá ser el elemento que haga saltar por los aires esa presión del Liverpool? ¿Responderá llegando desde la segunda línea, como bien sabe hacer? Me parece uno de los nombres de la eliminatoria, sin duda. 
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Debo reconocer que, a pesar del resultado, la actuación de Nainggolan ante el FC Barcelona me decepcionó un poco. Un poco bastante.
Desde luego, es uno de esos jugadores que parece que nunca acaba de mostrar el nivel que le presuponemos, porque su talento no se traduce en regularidad. 

Es cierto que ha dejado mucho a deber todavía en Europa. Empiezo a creer que en la Serie A no se le nota tanto por la falta de trequartistas con sentido de la circulación, que penalicen esas presiones y esas conducciones tan desmedidas , girando el juego hacia los espacios que el belga va dejando. 

Le hace falta medir mejor los tiempos en los que actuar y en los que dejar espacio al resto. Pero si consigue templarse, puede ser un dolor de cabeza para los reds, como comentas. A lo mejor la trascendencia de la eliminatoria le activa el chip y vemos una actuación espectacular, no lo descarto. Creo que el sistema defensivo del Liverpool le viene de perlas para lucirse, si es capaz de filtrarse en conducción un par de veces. Pocos se me ocurren mejores para hacer saltar una presión tan agresiva por los aires. Me preocupa la siguiente decisión que tome. Si toca rápido, bien. Pero las coberturas de Klopp llegan muy rápido al siguiente cruce. Y ahí ya no depende la cosa de fijar por dentro para girar y encontrar el sector libre. Ahí depende de que esté inspirado llegue a la frontal en slalom. Cosa que veo más complicada.

Salah

Ese veo justo el tema. No es sólo que Salah desequilibre y finalice muy bien (que creo quesi es algo suyo por encima de la optimización; esa definición y capacidad para aguantar encimes en carrera mientras lleva el balón pegado es algo purente físico-técnico). Es que los tres se mueven en función de los otros. Ento ces, necesitas a la vez tapar la recepción interior de firmino, proteger el espacio para la ruptura de Mané y marcar muy elásticamente al egipcio. Si falla una de esas tres cosas, te encuentran el hueco para la continuación.
El planteamiento de la Roma ante el Liverpool lo veo mas cerca del que utilizo ante los ucranios del Shacktar.En el partido en el olimpico la Roma mantuvo un bloque bajo y forzo con frecuencia el pase en profundidad de De Rossi sobre Under para quebrar la presion alta,de esa insistencia con el mecanismo llego el gol de Dzeko.Asi que veo muy importante al Turco hoy en esa faceta imponiendose de inicio a Schick y siendo el sustento principal de la ofensiva de la Roma.
Imagino a la Roma defendiendo atrás y teniendo que afrontar la gran parte del partido en situación de defensa estática, pero si Di Francesco sorprende y sale con un planteamiento más agresivo que derive en una repartición equitativa de la posesión del esférico, me parece que el enfrentamiento entre Dzeko (más aún si Schick lo acompaña en ataque) y los centrales “Reds” será lo más atractivo del encuentro. En cualquier caso si no lo podemos ver en la ida, es bastante probable que sí lo hagamos en el Olímpico. 
Camisetas oficiales, equipaciones completas, botas de fútbol, chandals, sudaderas y chaquetas.
Por presente, y sobre todo por historia, creo que el Liverpool es el favorito indiscutible. Su tridente ofensivo es maravilloso por eficaz y complementario; Salah podría dar un paso adelante en su carrera por el Balón de Oro, aunque considero que los emparejamientos extremos-laterales convierten a Mané como el posible jugador más determinante de la eliminatoria. En clave visitante y siguiendo al compañero @pedroseriea0822, si Ünder sale de inicio puede ser la clave de la transición romanista: el jovencísimo atacante turco es un ratón que conduce con la velocidad de una gacela, sería una auténtica pesadilla para las cinturas de los jugadores locales que jueguen por detrás de la pelota. 
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
Reitero que veo al Liverpool como favorito claro, pero no descarto para nada que la Roma pueda dar la sorpresa. Al fin y al cabo, ya la dieron (y contra qué rival) en la eliminatoria precedente. Una hermosa noche de la máxima competición europea, hacía tiempo que no se veía en semis un enfrentamiento entre dos conjuntos que no copan los primerísimos puestos del ranking de clubes con mayor masa salarial. Concuerdo con los que ven a una Roma echada atrás y jugando con los 2 puntas, de hecho creó que Di Francesco puede emparejar a Under con el lateral y a partir de ahí salir de las presiones de los reds, esta noche veremos que tan maduró esta Van Djik, porque marcar a este Dzeko no esta fácil .