El récord de Carlos Aranda, el viajero del fútbol español

Aunque los principales titulares de los periódicos deportivos, los comentarios en las redes sociales y los elogios de las tertulias futboleras se lo lleven siempre un puñado de estrellas, en Fútbol Factory también nos gusta fijarnos en futbolistas más modestos que rara vez aparecen en los medios de comunicación. O al menos, lo hacen de un modo mucho más esporádico.
Uno de ellos es Carlos Aranda.
Este delantero nacido en Málaga en 1980 anunció hace un par de meses su retirada del fútbol. Lo hace a una edad relativamente temprana, cuando aún podría haber explotado su condición física un par de años más, pero sus declaraciones parecen contundentes: “Mi cabeza está puesta en mi familia, en mi hijo, y para engañar a un club, a su gente… El Numancia es mi casa y no podía estar físicamente donde mi cabeza no está. Noto que estoy restando más que sumando, y para eso lo mejor era marcharme”.

Su argumento es tan razonable como el de cualquier otro deportista o profesional que decide hacer un cambio en su carrera. Pero la sorpresa llega cuando se repasa la trayectoria de Carlos en el fútbol español: 19 fichajes en 14 años de carrera. Impresionante, ¿verdad?
Efectivamente, puede que Carlos Aranda no haya recibido muchos titulares de periódicos, que no haya conseguido hitos espectaculares, pero forma parte de ese batallón de futbolistas profesionales que hacen equipo vayan donde vayan, que defienden con profesionalidad los colores que les toque en cada momento aprovechando las oportunidades, muchas o pocas, que les brinda su carrera deportiva.
Como a muchos futbolistas de su generación, fue Vicente Del Bosque quién intervino en su joven carrera de futbolista y lo alejó de una adolescencia con muchos problemas familiares en Málaga para reclutarlo en el Real Madrid. Allí llegó a participar en 2 encuentros de Champions League en 2 años diferentes y que, curiosamente, en ambos años el equipo madrileño acabó como campeón europeo. La octava y la novena, concretamente.
Curiosamente, a pesar de su participación en Champions, Carlos Aranda no debutó en Primera División hasta unos años después, cuando tras convivir con las plantillas A y B del Real Madrid, es fichado por el Numancia y poco después, por el Villareal.
A pesar de ese debut liguero, regresa a Numancia, equipo que va a resultar significativo en su carrera y desde allí se traslada al Albacete, donde probablemente consigue el momento más brillante de su carrera anotando 9 goles esa temporada. El Sevilla se fija en él y lo ficha y quizá este sea el único momento de su carrera donde su camiseta de fútbol de Aranda fue reclamada por los aficionados, el sueño de todo futbolista.

Pero aunque a veces parezca lo contrario, la élite futbolística es para muy pocos, para elegidos, y Aranda comienza su etapa más viajera: Albacete, Murcia, Granada, Osasuna, Levante, Zaragoza… en todos ellos deja su impronta goleadora, especialmente en Murcia con 11 goles, pero en ningún equipos es suficiente para conseguirle estabilidad y continuidad, que sí consigue con distintos fichajes por el Numancia, hasta en 4 ocasiones, el equipo donde se ha sentido más cómodo y arropado.
Las Palmas y Granada han sido sus últimos destinos, donde ha sufrido una vez más el difícil equilibrio de los equipos modestos por mantenerse en liza cada año en su categoría. Hasta el periódico Marca ironizó con los continuos viajes del futbolista por la geografía del fútbol español: ¿Quién no ha entrenado con Carlos Aranda?
En el mes de su retirada, el pasado diciembre de 2014, Carlos Aranda ha vivido otras de esas singularidades de los futbolistas modestos y batalladores como la que le llevó a debutar en Champions al de su carrera. Participó en el extraño 6-6 con que terminó el Numancia-Lugo de esta temporada, marcador que el equipo numantino remontó desde un 3-6 y donde Carlos Aranda aportó 2 goles… los únicos 2 goles que ha marcado esta temporada.
Ahora Carlos Aranda se ha retirado dejando la historia discreta pero ejemplar de un futbolista que ha buscado sin descanso (y quizá sin suerte) donde triunfar, una historia donde el fútbol ofreció una salida a un joven con graves problemas y muy pocas oportunidades, quizá determinante para que ahora decida volcarse con su familia.

Un futbolista de los que escribe la historia del fútbol en minúsculas en las ciudades donde cada domingo, lejos de los grandes estadios y de los grandes medios de comunicación, se juega para que los aficionados vibren con sus equipos locales.
Mucha suerte, Carlos. Y gracias.

Juanjo, un portero histórico

A continuación os servimos un nuevo artículo cortesía de la revista Futsal_360°. Si te gusta, recuerda que ya puedes conseguirla en nuestra tienda online o en tiendas Fútbol Factory. En esta ocasión, publicamos un reportaje de Carlos Garrido Marqueño (@carlosfutysal), quien homenajea al actual guardameta del Barcelona Lassa y de la Selección Española, Juanjo Angosto.

El fútbol sala, al igual que todo deporte que se precie, es exigente. Alcanzar el máximo nivel no es una tarea nada sencilla. Hay que sufrir, perseverar y trabajar, para así triunfar. No obstante, una vez llegas a la élite, aún queda otro objetivo: formar parte de los mejores. Tal circunstancia es ocasional, reservada para unos pocos privilegiados. Juanjo es uno de ellos.
A sus 31 años, el portero murciano puede presumir de algo único, un hecho sin precedentes, una hazaña a título personal que solo él ha tenido la oportunidad de experimentar. Su llegada el pasado verano a las filas del Barça, le convertía en el primer guardameta en vestir los colores de los que, a día de hoy, son los tres grandes reyes del futsal español: ElPozo Murcia (2004-2010), Movistar Inter (2010-2013) y F.C. Barcelona Lassa. También hay que reseñar sus periplos en Santiago y Benfica (Portugal).
Jamás nadie en el pasado de este deporte había sido capaz de defender estos tres grandes escudos a lo largo de su trayectoria profesional. Existen casos de jugadores que tuvieron la oportunidad de militar en dos de ellos, pero, insisto, sólo dos. Hablamos de hombres como Javier Limones (Inertviú Boomerang y ElPozo Murcia), Gabriel da Silva (Inter Movistar y FC Barcelona Alusport), Wilde (ElPozo Murcia y FC Barcelona Lassa), Jordi Torras (Inter Movistar y FC Barcelona Alusport) o, actualmente, Bateria (Movistar Inter y FC Barcelona Lassa) y Cardinal (Movistar Inter y ElPozo Murcia).
No es de extrañar que tal hecho se haya producido. Por fortuna, si de algo puede presumir España es de dar a luz buenos porteros, y, obviamente, la calidad de Juanjo José Angosto Hernández es de sobra conocida. Su interminable palmarés, tanto a nivel de club como de selección, no deja lugar a las dudas: ligas, Copas de España, Campeonatos de Europa, galardonado como mejor portero de la LNFS en varias ocasiones…, un sinfín de trofeos y honores a los que buscará dar continuidad a partir de ahora con el cuadro azulgrana para seguir haciendo historia. Además, su fichaje por el Barça nos da la oportunidad de contemplar uno de los duelos más interesantes bajo los palos, puesto que su rival por la titularidad es, nada más y nada menos, que un tal Paco Sedano.
Admirable trayectoria la de este jugador que no pierde la ilusión, y que se desvive por su pasión. Ejemplo para los que empujan fuerte desde abajo y que, como él, sueñan con llegar a lo más alto.